¿Quiénes somos?

Atlaxis es una empresa joven y dinámica que destaca sobre todo por su afán de superación y dedicación a las personas
Hablar de Atlaxis es hablar de Beatriz Amusategui y Juan Santos, dos jóvenes fisioterapeutas con muchos kilómetros a sus espaldas.  En 2012 hará diez años que sus caminos se encontraron en la Universidad San Pablo CEU de Madrid, y desde entonces, han perseguido un mismo objetivo: Proporcionar a todo tipo de personas con dolencias dispares el mayor bienestar posible a través de la fisioterapia.

Y es que desde que en abril de 2007 fundaran la primera clínica en Bilbao, en la puerta contigua a la nueva, han querido ponerse en sus manos desde amas de casa a deportistas de élite, o personas con discapacidad física y psíquica: Atlaxis es pionera en el tratamiento con fisioterapia de pacientes con autismo en Bizkaia, y desde 2008, trabaja con APNABI (Asociación de padres de afectados de autismo y otros trastornos del espectro autista de Bizkaia).  En 2008, Juan fue el fisioterapeuta del Orbea (filial del Euskaltel Euskadi), y al año siguiente acompañó a Iñaki Castañeda (deportista discapacitado) al Iron Man de Austria, donde logró batir el record de España.

Además, durante todos estos años Beatriz Amusategui y Juan Santos no han dejado de formarse, fieles en todo momento a esa filosofía de apertura de la fisioterapia. En la actualidad, ambos cursan los estudios de osteopatía en la Escuela de Osteopatía de Madrid.

La nueva Atlaxis

Con semejante trayectoria y en vista del rotundo éxito profesional de estos dos fisioterapeutas por vocación, comenzó a hacerse necesaria una ampliación de la clínica original.

Por ello inauguran un  nuevo centro que pone al servicio del paciente 150m2 de instalaciones, con la última tecnología y sobre todo, con la confianza de siempre.

Donde se le dio la bienvenida a un nuevo miembro en el equipo, Arkaitz Gabriel Palacio, un compañero con la misma filosofía que Atlaxis defiende.

Porque Atlaxis es mas que una clínica, es un proyecto personal, el lugar en el que Bea y Juan siempre te hacen sentir como en casa.

Natalia Romo. Periodista